Carlos Gazzera: “Los libros no se hacen solo para la endogamia de la Universidad sino que son para la sociedad”

ENTREVISTA: El director de EDUVIM, Editora de la Universidad Nacional de Villa María, Carlos Gazzera estuvo en Rosario como representante de la Red de Editoras Universitarias Nacionales (REUN) y en su carácter de presidente dio inicio al curso de formación para libreros universitarios e independientes brindado por Steve Bercu en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) como parte de una actividad co-organizada junto a la UNR Editora dependiente de la Secretaría de Extensión Universitaria.

El titular de la REUN destacó la importancia de la capacitación para entender la manera de cómo combatir la concentración editorial y fortalecer al sector universitario e independiente en un “espacio dirigido a libreros de editoriales universitarias reunidos en la REUN, así como también quienes se encuentre agrupados en la REUP (Red de Editoriales Universitarias Privadas) como a libreros independientes de la región” sostuvo Carlos Gazzera.

El coordinador de la REUN manifestó que la elección de Rosario como sede de esta capacitación se basó por “la marginación que tienen los autores rosarinos y de la región en los catálogos de los grandes sellos editoriales y empresas del libro”.

-¿Cuál es la importancia que le brinda la REUN a este tiempo de capacitaciones?

En primer lugar nosotros como universitarios estamos obligados a tratar de pensar siempre un poco más adelante y como red creemos que en los últimos años hemos hecho hincapié en dos líneas fuertes de trabajo; una es la visibilidad de la edición universitaria no solo hacia dentro de la Universidad sino también hacia afuera. La idea es que no solo nos deben conocer nuestros docentes, estudiantes, investigadores, funcionarios que tienen que saber quiénes somos y respetar el trabajo que hace un editor universitario; sino que también nos tienen que conocer los lectores porque los libros no los tenemos que hacer solo para la endogamia de la Universidad sino que lo tenemos que hacer para la sociedad.

-y sobre todo si hablamos de una Universidad Nacional…

Seguramente y fundamentalmente en una Universidad que es pública y que está financiada con recursos de toda la comunidad, entonces el resultado natural de los libros debería tener un público más amplio que el propio universitario. Pero la segunda cosa que trabajamos mucho fue como poder ser cada vez más profesionales. Cómo ser cada vez más eficientes en el uso de los recursos, o sea el hacer cien, doscientos, quinientos o mil libros para que los lea nadie es una ineficiencia y un mal gasto de los recursos públicos y es una desidia del uso de ese bien que paga toda la sociedad. Entonces ser profesional significa poder pensar esto.

Estamos en el corte de la actividad, ¿Qué cosas ya escuchó que le aportan al trabajo del librero universitario?

Mucho de lo que hoy estamos escuchando quizás no se pueda aplicar en la realidad de las editoriales argentinas, pero hay muchas ideas para copiar encontrándole mejoras y adaptaciones. Lo que dijo Steve Bercu de que cada vez menos hace falta ir a una librería para hacernos de un libro es muy importante. ¿Quién alguna vez ya no pasó por la experiencia de buscar un texto por internet, ya sea para leerlo como para comprarlo y que además te llega a tu casa?. Hoy en el imaginario de todos está esto de que todos los libros son conseguibles. Pero al mismo tiempo tenemos la experiencia de que no todas la librerías tienen lo que se produce entonces hay que ser más eficientes en eso, de saber editar hasta de cómo vender, saber cuál es el público, hacer fiel al lector y comprender algunas realidades como que no es lo mismo una librería universitaria ubicada en el campus, que tiene un público cautivo, que una otra que se encuentre en alguna facultad que está alejada del resto. Esto es lo que queremos motivar con estas discusiones, que los actores que estamos en el mundo de la edición universitaria y toda su cadena podamos pensar creativamente y adaptar modelos.

Y esta adaptación implica nuevos paradigmas y ahí está el libro digital o las nuevas formas de consumo…

Si pero es importante entender que esa readaptación no significa descartar las ideas per al mismo tiempo nadie va a inventar la pólvora. El libro con el formato en como hoy lo conocemos va a cumplir mil años y si ese dispositivo aguantó mil años nada hace prever que va a desaparecer la semana que viene. Lo que se va a mover es lo que hay alrededor de ese dispositivo entonces tenemos que ver como modificamos nuestras tareas al respecto de eso.

La temática del libro universitario es más específica, ¿aquí hay otra chance para valorizarlo o por la cual pueda tener una resistencia mayor a las nuevas formas de consumo?

En la REUN nosotros hemos trabajado con esa hipótesis y analizamos que hay dos extremos en una cadena del libro; por un lado se encuentran los mega grupos o mega sellos que hacen best sellers, libros de divulgación, de interés general para un público masivo; después está el pequeño editor, el artesano como se lo suele llamar,que hace una escala acorde a distintas variables como su ciudad y hasta a veces ni siquiera esto, sino que se circunscribe al barrio o a un nicho como el comic, el fantástico, el infantil y en consecuencia no puede abarcar todo lo otro como editor y allí en el medio de estos dos extremos está la edición universitaria. En esos intersticios entre el grande y el chico tenemos un canal para crecer y además y esto hay que mencionarlo la Argentina tiene una historia de edición universitaria en la que a un editor no le es extraño publicar ficción, novelas, ensayos, poesía porque eso ya viene en el ADN de la edición universitaria argentina. Si bien hay que reconocer que todo eso se fue perdiendo de algún modo con la destrucción sistemática de la dictadura o la desidia de cierta parte de los universitarios en el regreso de la democracia que fueron apagando esa idea; pero que hoy es la base desde la cual un grupo de editores universitarios ya empezamos a trabajar y repensar esa herencia para reformularla en el presente pero con todos los cambios que la actualidad tiene; porque la edición universitaria es lo que más valor agregado le aporta a la universidad, porque el libro universitaria es portador de un valor pero también de una imagen de esa universidad.